WhatsAppContacta por WhatsApp
RELOJES DE TORRE
Indice
INDICE

RELOJES DE TORRE

10 Abril 2019

 

 

 

A qué le llamamos un reloj de torre

Un reloj de torre es una torre especialmente construida para alojar a un reloj de alta escala. Generalmente en la torre se colocan más de un reloj, esto debido a reglas previamente planteadas, es por esto que a menudo son cuatro esferas.

La estructura de las torres puede ser construida de forma totalmente independiente y con la misma finalidad (servir de soporte para el reloj), pero es habitual observar estas construcciones en edificios oficiales y en iglesias. 

Los relojes de torres poseen un sistema sonoro que permite avisar de la hora. Antiguamente estos relojes de torre eran mecánicos, y hoy en día son electrónicos teniendo grandes avances tecnológicos para obtener relojes más exactos. En la evolución de los relojes se encontraban en primer lugar unos que contaban con grandes mecanismos que en su proceso eran complicados y físicamente pesados, estos se colocaban en la cima de las torres y campanarios de los pueblos y ciudades y así todos los ciudadanos estuviesen al tanto de la hora.

A estos relojes se les conectaba a una campana grande y sonora, las cuales iban indicando de forma única las horas y cuartos de hora cuando se iban cumpliendo. A lo largo de la historia se han construido torres para relojes de este tipo que se han hecho muy famosos, como lo es el Gran Reloj de Westminster que se encuentra en la Torre de Isabel del palacio del Parlamento británico o el situado en la Puerta del Sol de Madrid.

 

Qué debe tener un reloj de torre


El reloj con esfera tradicional suele contar con manecillas para la hora, minutero (que indica los minutos) y segundero (que indica los segundos) y el horario (que indica la hora).

También, puede contar adicionalmente con despertador o calendario. Desde el inicio de los relojes el sistema de funcionamiento es el que más ha contado con variaciones y por esto sus máquinas se han ido fabricando acorde a estos nuevos sistemas.

Dentro de estas diferencias destaca el tamaño, las nuevas máquinas son hasta un 90% menos pesadas, lo que facilita en gran parte la instalación. También este reloj contaba con un sistema de pesas, cuyo remontaje debía efectuarse cada cierto tiempo, sistema posteriormente sustituido por un pequeño motor eléctrico con reductor, dando mucha mayor precisión y evitando el mantenimiento costoso e inevitable de las maquinas antiguas.

A pesar de que sería de gran carga histórica que los relojes de torre aún funcionaran con su sistema de máquina antiguas, esas con grandes pesas que provocan el movimiento del péndulo, existe la problemática de que se necesita personas que se encarguen elevar las pesas al menos cada dos días y realizar un mantenimiento continuo. Sin embargo siempre se necesitaba llamar a un técnico especializado por ejemplo cuando ocurría un desgaste de alguna pieza o maquinaria, dependiendo de sus conocimientos y experiencia con el manejo de estas piezas, arriesgando a un mal trato y un daño grave.

En su diseño simplificado, un mecanismo de relojería mecánico se compone de tres elementos mínimo: un motor, un rodaje y un órgano regulador siendo los dos últimos elementos unidos por un escape


● El motor es un resorte, también llamado resorte principal en cuál acumula energía. Suele ser una lámina de metal que se enrolla sobre sí misma, para acumular energía que es lo que logra el movimiento de todo el mecanismo.
● El tren de rodaje es un conjunto de ruedas que descomponen la energía acumulada que previamente fue transmitida por el motor. Estos tienen unos ejes que van unidos a las manecillas del reloj. Estas ruedas giran para dar una vuelta completa de 12 horas, empezando el proceso de rodaje de las manecillas de los segundos y minutos, de forma paralela
● Oscilador o regulador: Este se encuentra al otro extremo del tren de rodaje, y sirve para contener y dosificar la energía liberada por el motor. De no existir el oscilador y el escape que lo une al tren de rodaje, se descargaría la energía de forma descontrolada. Este oscilador funciona de forma alterna, que normalmente se activa por un y se acciona el escape, liberando el tren de rodaje para que con cada movimiento del oscilador haga girar las manecillas del reloj de forma constante.

Estos relojes de torre evolucionaron en Europa en el siglo XVII de los cuales su base son los relojes accionados por resortes, que aparecieron en el siglo XV. A partir del funcionamiento de los grandes relojes de fachada, y mediante los avances progresivos en materia de micromecánica, se fueron reduciendo los tamaños, hasta llegar a los relojes de pulsera.

Relojes de torre por wikipedia

Un reloj que cuenta con un proceso de funcionamiento mecánico está sometido al rozamiento de todas sus piezas, también al desgaste, a la pérdida de lubricación, a las variaciones de temperatura y humedad, a pesar de que fue la primera forma de medir el tiempo hasta la aparición en los años 70 de los relojes de cuarzo, con tecnología electrónica. Los relojes mecánicos usados en los relojes de torre anteriormente, necesitan un mantenimiento indispensable y periódico para así lograr mayor durabilidad de sus piezas.

 


Ventajas de contar con un reloj de torre

Los relojes de torre tienen gran valor histórico, estéticos. Cuentan con una doble finalidad: la primera es indicar la hora exacta y se convierten en un elemento decorativo distintivo, por esto es habitual encontrarse con este tipo de construcciones en iglesias o edificios públicos.

Los relojes de torre son denominados como los precursores de la relojería mecánica por ser los primeros construidos contando con este proceso.

Otra función es indicar el mes del año, función que indicaba un gran avance histórico y fue denominado en ese momento como una revolución ya que casi nadie tenía en ese momento reloj, por la misma razón que estos relojes se encuentran en altas posiciones para así ser visualizados incluso a kilómetros de distancia.

MOLIFER ofrece una amplia gama de esteras para todo tipo de edificios: esferas blancas o esteras en esqueleto, modernas o tradicionales. Con medidas estándar desde 0.30m hasta 10m. En Molifer fabricamos los Relojes de Torre respetando al máximo los monumentos históricos, siendo nuestro trabajo reconocido a nivel internacional.

Nuestros relojes de torre están fabricados en altuglas o polimetraquilato, son resistentes a los rayos LIV y resistentes al paso del tiempo, especialmente preparados para ser colocados a grandes alturas sin protección exterior. Los marcos y agujas están diseñados para resistir vientos y temperaturas adversas. Estando lacadas y tratadas anticorrosión.

Con respecto a nuestros diseños y nuestras opciones para relojes de torres. Disponemos de varios diseños estándar, esteras con números romanos y árabes, entre otros, de igual forma podemos fabricar a petición del cliente la estera para su proyecto, además ofrecemos un sistema de iluminación interior duradera y fiable.

 

        

 

 


 

 

NUESTROS MODELOS

Administrador
ROMANO
ROMANO
ESPAÑOL
ESPAÑOL
ARABE
ARABE
CANADIENSE
CANADIENSE
INGLES
INGLES
ESCANDINAVO
ESCANDINAVO
ESCOCES
ESCOCES

Suscríbete a nuestras novedades

Déjanos tu e-mail y te mantendremos informado...

© Copyright 2020 | Política de privacidad | Cookies | Desarrollo web: MOLIFER CORPORACION

InicioContacto
Ajustes de privacidad
Decide qué cookies quieres permitir.
Puedes cambiar estos ajustes en cualquier momento. Sin embargo, esto puede hacer que algunas funciones dejen de estar disponibles.
Este sitio web no podrá:
    Este sitio web podrá: